La piel siempre está manifestada a distintos elementos que la van desgastando. Básicamente la facial, porque precisa de más precaución al ser la parte más sensible que existe en la epidermis. Por este motivo, es crucial cuidarla diariamente y, cada cierto tiempo, realizarse algún peeling facial. De este modo se mantiene una piel luminosa y de mejor apariencia.

Pero, ¿qué es un peeling facial? En el artículo de hoy te enseñaremos una pequeña guía de la función de este tratamiento para que no dudes a la hora de hacerlo.

MAESTRÍA INTERNACIONAL EN GESTIÓN DE TESORERÍA EMPRESARIAL
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$3.001.945
Ver más
MAESTRÍA INTERNACIONAL EN BIG DATA Y BUSINESS INTELLIGENCE
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$3.001.945
Ver más

¿En qué consiste el peeling facial?

Es un método de exfoliación realizado por entendidos en medicina estética. Su principal finalidad es suprimir las marcas y manchas para así lograr una piel inmejorable, hidratada y tersa. Dicho tratamiento de descamación consiste en poner sustancias químicas o naturales sobre la piel para eliminar las células muertas. Esto ayudará a renovar las capas superiores de la epidermis y mantener un tejido uniforme.

¿Para qué sirve?

Como ya se ha dicho, la exfoliación brinda grandes ventajas para la piel. En efecto, actúa básicamente en el tratamiento de manchas, arrugas, acné y poros extensos. Indudablemente, agiliza el rejuvenecimiento al crear un cambio celular e incrementa la eficacia de tratamientos posteriores.

Para concretar, el peeling funciona para hacer más ágil la renovación natural de la piel que se produce, aproximadamente, en un mes. Es decir, a medida que pasa el tiempo, este proceso de regeneración se hace más lento. Esto hace que las células muertas queden en las primeras capas y la piel se vuelva ruda. Por lo tanto, es básico optimizar este proceso para mantener la salud de la piel. Y un peeling facial es la mejor alternativa, sin duda.

¿Cuáles son los modelos de peeling que existen?

Todos los tratamientos de peeling facial tienen la finalidad de renovar la piel. Sin embargo, existen distintos niveles de profundidad. Esto quiere decir que hay peelings superficiales, medios o profundos. De cualquier manera, su clasificación depende de los métodos o técnicas para hacerlo. Estas pueden ser:

  • Peeling mecánico. Este método de exfoliación se hace mediante masajes con geles o cremas para descamar la superficie. Igualmente, este tratamiento usa cepillos o lijas especiales que tienen micropartículas como cristales o sales minerales. Uno de los cepillados quirúrgicos más habituales es la dermoabrasión. Indudablemente, este tipo de peeling es el procedimiento que produce menos dolor al aplicarlo. Al no ser invasivo, sus resultados, a la larga, son realmente palpables y de menor agresión para la piel. Se aconseja para pieles sensibles.
  • Peeling químico. Para lograr el descamamiento de la piel de una forma más segura, se aplican productos químicos que sean acordes a dicho tratamiento. La intensidad y profundidad de la exfoliación dependerá de la cantidad de producto que se coloque. No obstante, este método precisa de cuidados importantes una vez que se haya realizado. Por ejemplo: no hay que exponerse a los rayos del sol sin usar bloqueador solar durante los días posteriores al tratamiento. Igualmente, hay que esperar 30 días para realizar el siguiente peeling.

Consejos sencillos para un peeling

Siempre que uno mismo se realiza una exfoliación debe considerar o tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Realizar un peeling después de desmaquillarse y lavarse la cara. Hacerlo siempre entre el paso de la limpieza y la aplicación de cremas.
  • Si la piel es muy sensible, no es recomendable usar de forma habitual productos con ácido glicólico o salicílico. Si se aplican ocasionalmente en la cara, hay que cerciorarse de que sea en cantidades bajas.
  • No raspar la piel. Si se frota fuertemente únicamente se logra irritar la piel en lugar de limpiarla. En efecto, la mayoría de exfoliantes están creados para que al contacto con la piel, actúen.
  • Aplicar los exfoliantes con masajes suaves y circulares y retirarlos suavemente con agua tibia.
  • Una vez realizado el proceso de exfoliación, es importante hidratar la piel. Se deben usar mascarillas que templen y refresquen la piel.
  • No se deben eliminar los puntos negros de la cara. Una vez iniciada la rutina de limpieza y exfoliada la piel una vez por semana, se reducirán. En caso de no irse, utilizar extractores eléctricos o visitar algún experto. 

Con lo visto, existen tratamientos especiales creados por profesionales para restaurar la piel de la cara. No obstante, es importante cuidarla y protegerla diariamente con distintos productos. De esta manera se mantiene sana y brillante durante un periodo de tiempo mucho más largo.

 

¿Quieres descubrir todos los niveles formativos que ofrece el centro ESNECA BUSINESS SCHOOL? Ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos con aquello que necesites.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia con ESNECA BUSINESS SCHOOL, ¡deja tu opinión gracias a este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

Maestría Internacional MBA en Administración y Dirección de Empresas
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$3.001.945
Ver más
Maestría Internacional en Business Intelligence y Big Data
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$3.001.945
Ver más
, , , ,

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *