El comportamiento humano es el reflejo de las emociones y sentimientos. A través de los años, muchos expertos en temas psicológicos han propuesto diversas teorías acerca de cómo funcionan las emociones humanas, y es aquí en donde se introduce el tema de la inteligencia emocional, una habilidad psicológica cuyos efectos contribuyen con el bienestar mental del individuo.

Para cada persona es muy importante aprender a controlar y gestionar adecuadamente las emociones, lo que es posible a través del desarrollo de la inteligencia emocional. Las herramientas psicológicas son clave para potencializar las competencias socio-emocionales desde la infancia y la adolescencia; de esta manera, cada persona logrará reconocer y manejar correctamente sus emociones y las de las personas que les rodean.

MAESTRÍA INTERNACIONAL EN GESTIÓN DE TESORERÍA EMPRESARIAL
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$ 2.760.238
Ver más
MAESTRÍA INTERNACIONAL EN EXCEL BUSINESS INTELLIGENCE
Escuela Europea de Tecnologia y Comunicacion.
$ 2.760.238
Ver más

En este punto, cabe resaltar que es necesaria la ayuda profesional para que se pueda promover el desarrollo de estas habilidades en los niños. Por ello, en este post te contamos cómo puedes realizar algunas actividades que permitan estimular la psicología emocional en los más pequeños.

Antes de empezar, es importante conocer qué son las emociones y cuál es su papel en relación con nuestro comportamiento:

Las emociones

A través de los años, las emociones se han definido como reacciones que se presentan como consecuencia a cualquier cambio físico o psicológico, aunque, también se relacionan con un estado afectivo. Ambos elementos influyen directamente tanto en el pensamiento como la conducta del individuo.

En psicología, las emociones se refieren a las manifestaciones del humor y la personalidad, al igual que el estado de ánimo o la motivación de la persona. El psicólogo David G. Meyers plantea que las emociones humanas “son un comportamiento expresivo y una experiencia consciente”.

Con base en los aspectos mencionados anteriormente, es indispensable aprender a controlar las emociones desde la infancia para mantener el bienestar mental a lo largo de la vida. Es por ello que el autoconocimiento, la empatía o la regulación sentimental influyen positivamente en el estado de ánimo de las personas, de la misma manera que en sus relaciones personales, en el campo profesional, o inclusive, en el rendimiento deportivo.

Ejercicios para fortalecer las emociones y los sentimientos en los niños

Mucho se ha hablado acerca de cómo promover el bienestar emocional desde la etapa de la infancia, y por ello, varios expertos han propuesto ciertos ejercicios cuyo objetivo es despertar la inteligencia emocional en los niños. A través de estas actividades le enseñarás a los pequeños a canalizar sus emociones y a conocerse mejor a sí mismos, lo que se verá reflejado en la gestión adecuada de sus conflictos, ya sean en el hogar o en el colegio.

La idea de estos ejercicios es infundir en los niños estrategias de gestión emocional que puedan aplicar en su vida cotidiana. De esta forma, el control emocional hará que su rendimiento mejore sustancialmente en cualquier ámbito.

A continuación, te explicamos algunas de las actividades que puedes poner en práctica con los pequeños para fortalecer sus sentimientos y emociones:

Juego del nombre

El autoconocimiento es un aspecto clave en la gestión emocional, pues permite fortalecer la confianza en sí mismo, una de las características más importantes de las personas emocionalmente inteligentes; así que, es necesario empezar a trabajarla desde las primeras etapas de la vida.

Para ello, tenemos este ejercicio que consiste en aprender a conocerse. Todo lo que tienes que hacer escribir el nombre del niño en un papel. Ahora, pídele que escriba una cualidad de su personalidad; luego, deberá anotar en la hoja el nombre de alguien importante en su vida y qué es lo que hace importante a esa persona para él. Por ejemplo: “mamá, amor”.

Por medio de esta sencilla actividad los niños aprenderán a reconocer los aspectos positivos de sí mismos y lo que las personas a su alrededor consideran positivo sobre ellos.

Reacción a una situación

La reacción ante diversas situaciones que se puedan presentar en la vida, es un aspecto en el que también influyen directamente las emociones y los sentimientos. Así que, en esta ocasión la actividad se enfoca en simular una acusación para pensar cómo responder ante ella.

Para iniciar, puedes inventarte una historia en la cual a una persona se le acuse de algo, teniendo en cuenta que el niño debe sentirse identificado con los personajes de esta. Luego, cada participante tendrá que explicar cómo sería su reacción frente a esta situación. Así, puedes clasificar las respuestas y proponer un debate para que todos expresen sus opiniones. No olvides que es importante orientarlos para encontrar el camino que lleve a una conciliación.

Escucha activa

La escucha activa es la habilidad de atender las acciones de otros, una de las cualidades más importantes a la hora de desarrollar la inteligencia emocional. Para ejercitar esta aptitud, la actividad es muy fácil, sólo necesitarás organizar varias sillas en forma de circulo; una vez lo tengas listo, invita a cada participante a sentarse durante dos minutos en cada lugar, y luego van cambiando. Debes proponer un tema de conversación y cada participante hablará por turnos; el reto será que cada uno de ellos se fije en el lenguaje verbal y no verbal que utilizan. Posteriormente, los roles deberán intercambiarse. Al cabo de dos minutos, los participantes cambian de lugar para continuar el ejercicio.

Expresar sentimientos, ideas y valores

En este ejercicio, el valor protagonista es la empatía, una cualidad que se basa en la importancia de saber escuchar y conocer al otro. Para este juego necesitarás repartir fotos o recortes de revistas; pondrás a cada participante a elegir dos de ellos. Luego, cada uno deberá explicar cuáles son las emociones y sentimientos que estas imágenes les producen, así como los valores y las razones por las que eligieron esas piezas.

Con el desarrollo de esta actividad, los pequeños ponen en práctica la escucha hacia los demás y el respeto.

La psicología emocional

Esta rama de la psicología se encarga de estudiar las emociones y el efecto que tienen en las personas, por ello, se propone que se trabaje en ella desde una edad temprana. La inteligencia emocional es el método para desarrollar cualidades de autoestima y fortalecer los rasgos positivos de un individuo, por este motivo, es importante comenzar a implementarla desde niños. Con ello, se logrará que los pequeños tengan más confianza en sus capacidades y desarrollen nuevas habilidades y talentos.

En este punto, es importante resaltar que, cuando el niño pasa a la etapa de la adolescencia, experimenta muchas situaciones de inseguridad… y es aquí en donde la inteligencia emocional va a jugar un papel fundamental, pues le ayudará a gestionar adecuadamente sus sentimientos para enfrentar nuevas situaciones de socialización.

En conclusión, la psicología aplicada a las emociones, y específicamente la inteligencia emocional, contribuye significativamente con el desarrollo personal de un individuo, razón por la cual es importante aplicarla desde una edad temprana.

¿Quieres conocer toda la oferta educativa que Esneca Business School tiene disponible para ti en este momento? Si es así, puedes contactar ahora a uno de los profesionales de Emagister y te ayudará a elegir el mejor programa para ti.

Si ya perteneces a la comunidad de estudiantes de este centro, ¡cuéntanos tu experiencia en este formulario!

Maestría Internacional MBA en Administración y Dirección de Empresas
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$ 2.760.238
Ver más
Maestría Internacional en Business Intelligence y Big Data
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$ 2.760.238
Ver más
, , ,

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *