Sin duda el brote de COVID-19 ha tomado a muchos trabajadores y empresas por sorpresa y adaptarse a la nueva normalidad no ha sido una tarea fácil. Especialmente si el teletrabajo no era algo habitual ni permanente.

Para muchas personas el teletrabajo puede representar un desafío a la hora de cumplir con sus tareas / obligaciones y compaginar su vida personal en un mismo espacio, pero para lograrlo, la publicación del día de hoy trae una serie de recomendaciones que serán útiles para cualquier persona que incursione en esta modalidad de trabajo y quiera sacar el máximo provecho de esta circunstancia.

MAESTRÍA INTERNACIONAL EN GESTIÓN DE TESORERÍA EMPRESARIAL
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$ 2.693.710
Ver más
Maestría Internacional MBA en Administración y Dirección de Empresas
ESNECA BUSINESS SCHOOL.
$ 2.693.710
Ver más

A continuación, 10 recomendaciones muy prácticas para teletrabajar y ser más productivo desde la comodidad del hogar.

Establecer horarios: el trabajar desde casa no resta seriedad al asunto, se debe actuar como si se asistiese a un trabajo de oficina. Acostarse y levantarse en los horarios habituales, iniciar y terminar el trabajo durante la jornada laboral habitual, desayunar y almorzar en tiempos establecidos, pues el reloj biológico ya tiene unos hábitos predeterminados que se deben intentar mantener.

Vestir como si fueras a trabajar: a veces es tentador quedarse en pijama y trabajar desde la cama, en especial si el clima no acompaña. Pero con esto, solo se reducirá la productividad laboral durante el día.
Involuntariamente estas acciones envían una señal al cerebro para que este no se active y no rinda lo que debe en condiciones normales de trabajo. Por eso, es fundamental levantarse, salir de la cama, darse un baño y utilizar un espacio diferente a la cama como oficina.

Tener un espacio de trabajo designado: crear un espacio de trabajo propio, es el primer paso para iniciar la jornada laboral. Equiparlo con todo lo que se necesita para desarrollar las funciones cómodamente, y tener un nivel de concentración alto, son claves para desarrollar cualquier actividad.

Idealmente, se debe procurar que sea un espacio con una buena iluminación, ventilación y sin ruido que pueda distraer. Además, debe ser lo más acogedor posible para que el desarrollo de las funciones pueda llevarse a cabo cómodamente, pues es un espacio en el que se pasará la mayor parte del día. Música clásica, velas aromáticas o plantas son algunas de las opciones más populares para hacer un espacio acogedor.

Al hacer el equipamiento de la oficina en casa, es muy importante asegurarse de que los elementos utilizados permitan mantener una postura correcta de cuello, brazos y espalda, para no dañar la columna o sufrir lesiones a causa de la mala postura.

Evitar el multitasking: diversos estudios han demostrado que el multitasking o hacer varias tareas de diversa índole al mismo tiempo, afecta la productividad por el tiempo acumulado que las personas pierden al cambiar de una actividad a otra y volver a enfocarse. Así que, idealmente se recomienda comenzar una tarea y terminarla antes de pasar a la siguiente.

Trabajar por bloques de tiempo agrupando actividades similares: el batching, o agrupar tareas que impliquen un proceso similar entre sí y establecer bloques de 25 a 50 minutos para lograrlas es una excelente forma de incrementar la productividad. Por ejemplo, determinar de 9:00 am a 9:30 am, contestar todos los correos que llegaron a la bandeja de entrada en las últimas 24 horas. Y después, dedicar otros 40 minutos para hacer todas las llamadas y así sucesivamente.

El cerebro funciona mejor cuando desempeña tareas de la misma índole, de forma repetitiva y cuando se agrega un límite de tiempo, el cerebro envía un estímulo de “necesidad” para cumplir esa tarea. Así que en este sentido, un cronómetro puede ser una herramienta útil para cumplir las metas de esos periodos de tiempo.

No mezclar trabajo y vida personal: puede pasar que los miembros de la familia se encuentren en casa y convivan en el mismo espacio mientras se desarrolla la actividad del teletrabajo. Puede resultar tentador hacer pausas para hablar con los miembros de la familia o que ellos interrumpan mientras se trabaja. En este punto es importante tener una conversación familiar y explicar la importancia del respecto del horario de trabajo, pues una vez finalizadas las tareas del día en horario habrá tiempo para el disfrute personal y familiar.

De igual forma, el estar en casa puede surgir la tentación de hacer ciertas labores del hogar, como lavar la ropa, los platos o cocinar. Pero no se recomienda incurrir en estas prácticas, ya que cuando se mezcla el trabajo con actividades no profesionales, se está rompiendo la línea que separa la vida personal y profesional. Se deben establecer límites y balancear ambas cosas.

Eliminar distracciones: las distracciones son uno de los principales ladrones de tiempo que amenazan la productividad. Algunas recomendaciones para evitar las distracciones son: poner el celular en modo silencio, desactivar las notificaciones de email y redes sociales y poner el móvil en otro lugar alejado del puesto de trabajo, para evitar estarlo revisando constantemente.

Si es el ruido del entorno lo que distrae, utilizar unos audífonos y escuchar música instrumental hará más fácil entrar en el mood propicio de trabajo.

Tomar descansos y hacer pausas: trabajar sin descanso solo va a agotar el cuerpo y hará que se genere un rechazo al trabajo en sí mismo. Hacer pausas cortas para descansar y distraerse antes de comenzar con la siguiente actividad ayudan a refrescar el cerebro y a cambiar de aires. Incluso una siesta corta de no más de 20 min ayudará a iniciar la jornada de la tarde con más energía y mayor concentración.

Hacer una lista con las prioridades del día: esto ayudará a dar dirección a las actividades y marcará la pauta de las cosas que se deben hacer de manera prioritaria hasta llegar a lo que tiene un menor impacto en el cumplimiento de objetivos.

Identificar los momentos más productivos: no todas las personas son iguales, por lo que su productividad no se presenta en las mismas horas del día. Algunas personas pueden enfocarse y ser más productivo en las mañanas, mientras que a otras les llega el momento de inspiración mucho más tarde. Una vez identificadas estas horas, se deben realizar las tareas que requieran mayor atención y concentración durante este periodo de tiempo.

Si te pareció interesante esta publicación y quieres descubrir toda la oferta formativa de ESNECA BUSINESS SCHOOL, ponte en contacto con Emagister y te ayudaremos a encontrar el curso perfecto para ti.

Si eres ya un estudiante de este centro y deseas contarnos tu experiencia ¡deja tu opinión en este formulario y ayuda otros estudiantes como tú a escoger mejor!

, , ,

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *